Escuela de Padres

6 sencillos pasos para ayudar a controlar la ira en nuestros peques

Hoy abordamos el tema de la ira en los peques y no tan peques. Un sentimiento intenso y que a todos nos resulta familiar. Es normal que los niños/as más pequeños – hasta los 3-4 años – experimenten dificultades a la hora de domesticar sus emociones, pasada esta edad ya debería tener la suficiente madurez intelectual y emocional como para ser capaces de gestionar su ira de una manera aceptable. ¿Cómo podemos ayudarles? En mi experiencia la estabilidad y control emocional de los peques viene de la mano de sus padres o adultos de referencia, es un factor fundamental … pero existen otros a tener en cuenta. De todos ellos he selccionado los 6 que me parece más significativos..¿Los revisamos?

  1. Partimos de que todos los sentimientos son perfectamente válidos, también el enfado. Lo importante es no hacer daño a nada ni a nadie.
  2. Es importante que el niño sepa que existen una serie de conductas admisibles y otras que son del todo inadmisibles en casa. Ante un enfado hay cosas que sí se pueden hacer pero hay otras que no se pueden hacer y tendrán unas consecuencias. El niño debe conocer las normas y las consecuencias de no cumplirlas.
  3. El objetivo del control de la ira es reconocer el paso intermedio al momento de mayor intensidad. Podemos visualizarlo como un semáforo donde hay verde – cuando estamos normales – amarillo – cuando empezamos a sentir que las cosas no van bien – y rojo cuando estamos tan enfadados que no podemos parar. Para reconocer estos estados es bueno hablar con el niño y ponerle ejemplos en el día a día. Sí son capaces de identificar su emoción estaremos un paso más cerca de controlarla.
  4. Ofrecer al niño un modelo de adecuado control con el ejemplo de los adultos. Por ejemplo podemos verbalizar nuestras emociones: Uf..me estoy empezando a sentir nervioso/a…no me ha gustado nada lo que acaba de pasar..creo que voy a respirar unas cuantas veces… mucho mejor.. me ayudaría sí pidieras perdón por lo que acabas de hacer.
  5. Acordar con el niño una serie de acciones para llevar a cabo al llegar al punto de máxima emoción: puede tener un rincón en su habitación con plastilina, material de dibujo, muñecos, instrumentos de música… que le ayuden a descargar esa intensidad para luego volver y hablar las cosas. Recordar que el enfado, como todas las emociones desaparece con el tiempo.
  6. Finalmente suele ser de utilidad ofrecer actividades positivas donde el niño pueda sentirse de importancia en la familia. Por ejemplo elegir actividades los fines de semana, platos de comida, películas para ver todos juntos, juegos en familia… De esta manera disminuye la necesidad de llamar la atención con las explosiones de temperamento.

 

¿Qué estrategias utilizais en casa? ¿Cuál os ha funcionado? Espero vuestros comentarios como agua de mayo!

Anuncios

3 pensamientos en “6 sencillos pasos para ayudar a controlar la ira en nuestros peques

  1. Bravo, bravo. Nosotras si llevamos a cabo acciones para evitar y canalizar los enfados, y lo hemos llevado muy bien hasta ahora con l’aînée. La petite es la que comienza con algún enfado más fuerte, y es con ella con la que tengo que tener más paciencia, pero vamos, que son arrebatos que se le pasan enseguida.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s