150 palabras/Cuentos

#150palabras : La capilla de los cuentos (cuento, blanco, viento)

Perdida entre los bosques de Nueva Inglaterra existe una pequeña capilla pintada toda de blanco. Los días de mucho viento, la madera crujía y la gente decía que la capilla reía, en los días de inverno lloraba. El reverendo Wordsworth supo que un edificio así no estaba destinado a personas sino a los libros, así que vació la capilla de sus viejos bancos y emprendió un viaje para llenarla.

Viajó por todo el país rescatando las historias que ya nadie quería contar, y los recogía con letra menuda en gruesos libros. Desde el cuento de una joven princesa que perdió algo más que un zapato en una noche, hasta el que contaba Thomas a su madre cuando no volvía a casa para comer. Luego esos libros descansaban en la capilla blanca para toda la eternidad.

Las historias tienen un poco del alma de quien las cuenta- dijo Wordsworth una vez.

chapelVía

150 palabras es una entrega dominical, creada por Marta, la creadora del blog Diario de algo especial, de una microhistoria o micro relato, con la que podemos dar rienda suelta a nuestra creatividad, y enfocada a los niños. Te daré tres palabras de inicio, y habrá que crear un cuento. ¡de 150 palabras!

Después no te olvides de enlazar con el link aquí debajo y dejar un comentario en cada uno de los blogs que decidas visitar.

Para conocer como nació esta idea de 150 palabras y las reglas, puedes hacer click aquí

Anuncios

14 pensamientos en “#150palabras : La capilla de los cuentos (cuento, blanco, viento)

  1. ohhhhhhh qué bonito… me encanta la idea de guardar tooooooooooodas las historias que existen, pequeñas, grandes, importantes, insignificantes… todas tienen su valor y es una pena perderlas… feliz día

  2. No quiero parecer simple con el comentario, ni repetitiva, pero es que me encanta cada uno de los relatos que nos traes cada semana. Escribes con mucho gusto cada historia.

    Sólo espero que ese lugar donde los libros descansan, no los deje morir. Que no sea un cementerio de libros, sino un lugar donde preservarlos y poder verlos, olerlos y ojearlos de vez en cuando. 😉

    Enhorabuena una semana más.

  3. Yo estoy de acuerdo con esa cita. Los libros cogen parte de nosotros, se alimentan de nuestros pensamientos, de nuestros tonos de voz al leerlos en voz alta.
    Y la figura de la capilla riendo por el crujir de la madera, me ha encantado!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s