Cuentos

Un regalo, un cuento, una escalera.

Querido lector hoy te traigo un regalo especial. Siempre he disfrutado escribiendo pero hacía mucho mucho tiempo que no me sentaba a crear un relato. La motivación se la debo a Javier Trejo y su fantástico blog. Espero que os guste el cuento.

La escalera.

Una vez en un pequeño pueblito cerca de la costa de Cádiz llegó un sorprendente hombrecillo. Viajaba en un viejo carro cargado de cosas, vestía todo de azul con un sombrero de copa ( igual que esos que usan los conejos de los magos para esconderse) La gente del pueblo lo miraba entre sospechas y mucha curiosidad. El hombre detuvo su carro en medio de la plaza del pueblo. Para entonces todo el mundo estaba ya fuera de sus casas mirando al desconocido viajero.

Sacó un pañuelo de uno de sus bolsillos y se limpió la cara, después dijo: – Estoy buscando a un soñador – y comenzó a mirar a la gente que estaba reunida. Todos estaban en silencio. Hasta que, entre la multitud comenzó a abrirse paso Venancio, el maestro del pueblo. – Disculpe – dijo el maestro – Conozco a la persona indicada. Si busca usted un soñador pregunte por la pequeña María. Siempre está en Babia cuando doy la lección. Si se olvida hasta del camino a su casa porque va ensimismada – En ese momento todas las madres asintieron y comenzaron a dar todo tipo de ejemplos sobre el despiste de la pequeña María ( la que más ejemplos se sabía era su madre claro está). El hombre sonrió, había encontrado a la persona que buscaba. Se bajó del carro y se acercó a una niñita que estaba roja como un tomate.

-¿Eres María verdad? – pregunto el viajero – La niña asintió tímidamente. El hombre buscó entre sus bolsillos , sacó una pequeña bolsa de color azul celeste y se la ofreció a la niña.

– Planta esta semilla en lugar bonito y ya verás lo que sucede – susurró el desconocido y dando media vuelta volvió a su carro tarareando una vieja canción. La gente del pueblo miraban atónitos al hombre y a la pequeña. Lentamente el carro retomó su movimiento y fue alejándose del pueblo hasta que desapareció.

Todo el mundo quería ver el regalo de ese hombre y rodeaban a la niña. María abrió con cuidado la bolsita y lo vació sobre la palma de su mano. Eran tuercas y tornillos viejos y muy oxidados. La gente supuso que se trataba de una broma de aquel desconocido y volvieron a sus casas. Por su parte, María hizo caso de aquel hombre y plantó aquellas extraños objetos en una bonita maceta que ella misma había pintado con estrellas rosas.

Al poco tiempo todo el mundo en pueblo había olvidado la visita del viajero, todos menos María que miraba con ilusión su pequeña maceta. Un día la pequeña descubrió algo sorprendente en el tiesto: asomaba una diminuta planta, pero no era verde, sino del mismo color oxidado de los tornillos y era dura. Día a día la planta de metal crecía en el tiesto, cada vez pesaba más así que María decidió pasar la planta al pequeño jardín frente a su casa. Todos en el pueblo estaban maravillados con la planta – Es un peral – decían algunos – No tienes ni idea, está claro que es una higuera – decían otros. Pero pronto se hizo evidente que lo que estaba creciendo era una bonita escalera que subía en espiral. A los niños les encantaba subir a esa escalera – para disgusto de sus padres – y cada día estaba más alta. La escalera crecía y crecía hasta que un año no se podía ver el final, se perdía entre las nubes.

Pasaron los años y junto con la escalera también creció María .Como buena soñadora se preguntaba dónde llevaría esa escalera y si tendría fin.  Hasta que un día decidió subirla y nunca volvió por aquel pueblo – ni por otro que se sepa – A María le siguieron otras muchas personas inquietas que tampoco volvieron, así hasta que solo quedó en aquel pueblito el maestro Venancio que siempre fue un hombre con los pies en la tierra – como le gustaba decir a él -.

¿Dónde llevaba aquella escalera? Tendrás que averiguarlo por tu cuenta querido lector, y si vas por aquel pueblo saluda al bueno de Venancio que espera en la plaza.

escalera

Imagen via http://moonlightrainbow.tumblr.com/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s