Artículos/Escuela de Padres/Padres Perfectos

Pero..¿De verdad existen los padres perfectos?

papas-imp

Cuando vemos a nuestros hijos por primera vez solemos fijarnos en sus diminutos piececitos y esas manitas, pensamos que son tan perfectos. Da igual que sea la primera vez que somos padres o que repitamos, pensamos que queremos hacerlo perfecto esta vez. Se nos ocurren mil manera de fastidiarla como padres – por si fueran pocas el mundo en que vivimos esta lleno de métodos, técnicas y trucos para padres perfectos – No le des esto de comer, evita estos conservantes, cógele, no le cojas … La presión puede ser abrumadora pero debemos reconocer una cosa: ni nosotros somos padres perfectos, ni nuestros hijos van a serlo. Y, sinceramente, no creo que exista un padre perfecto ahí fuera.  Aún así, hay momentos que , como padres, sentimos que lo único que vale es ser perfectos. Es en ese momento en el que hacemos más caso a las voces que vienen de fuera que a las de nuestra propia familia. Cuando ese deseo de hacer las cosas de una manera particular puede ahogar a los buenos padres que llevamos dentro.

No somos padres perfectos pero sí podemos ser padres bastante buenos y hacer a nuestros hijos personas razonablemente felices. Y en este deseo de ser buenos padres es importante desechar muchos de los mitos que rodean a la paternidad perfecta, por ese motivo voy a dedicar una serie de entradas a combatir estos mitos y ofrecer estrategias para ello.

Serie Papás Perfectos:

Carta a la mamá/papá exhausto

Porque ser un padre o madre imperfecto puede ayudar a nuestros hijos.

Nunca es tarde

Espero que os sean de utilidad! Seguid el blog  y recordad que vuestros comentarios son bienvenidos!

Anuncios

5 pensamientos en “Pero..¿De verdad existen los padres perfectos?

  1. Pingback: Porque ser un papá o mamá imperfecto puede ayudar a nuestros hijos | The blue monster

  2. Pingback: Nunca es tarde | The blue monster

  3. Pingback: ¿Cómo son las familias más felices? | The blue monster

  4. Estoy completamente de acuerdo, ahora tenemos encima una presión enorme para ser perfectos, pero claro, este concepto de “perfección” suele variar según criterios y opiniones. Por eso es tan importante lo que has mencionado, que no dejemos ahogar a los buenos padres que llevamos dentro. Me ha encantado tu frase: No somos padres perfectos pero sí podemos ser padres bastante buenos y hacer a nuestros hijos personas razonablemente felices. Me la apunto! 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s