Escuela de Padres/Límites

No me pegues. Una entrada muy personal

cryNo deja de asombrarme cómo una sociedad que, en apariencia, defiende la no violencia como forma de resolución de conflictos asuma el castigo físico a los pequeños. Es como si se nos ocurriera pegarle un guantazo al vecino porque se le ha salido la lavadora y nos ha mojado el tendedero. Subimos con cara de indignación, llamamos a su puerta y sin mediar palabra ¡zas! ¿De verdad es esa la lección que queremos transmitir a los hijos? En el trabajo, un compañero está pasando una mala racha y se nos pone a llorar..no pasa nada le decimos que no llore y le arreamos un sopapo..faltaría más que es por su bien.  Ya he hablado sobre los límites y su necesidad en la infancia , creo que existen mejores alternativas que no generan sentimientos negativos en nosotros como padres ni en los peques que las reciben  ¿Cuáles son las consecuencias de recibir castigos físicos? ¿Por qué seguimos pegando a los niños? ¿Existen de verdad otras alternativas que funcionen?

Un reciente estudio de la Universidad de Tulane (Lousiana) aborda los efectos de los azotes en los niños. Las conclusiones son que los niños que han recibido azotes son significativamente más agresivos que el resto de niños ( en el estudio se aislan otros factores de riesgo como uso de sustancias tóxicas en los padres) y que estos niños no manifiestan menos conductas disruptivas. Se produce lo que denominan “efecto bucle”, donde se perpetúa el malestar emocional. Por tanto, pegar a un niño no es que sea ineficaz para su educación, es que le está enseñando un modelo de conducta nefasto.

Entonces ¿Por qué seguimos pegando a los niños? Principalmente por dos motivos:

- El primero es que tenemos la falsa creencia de que pegarles es favorable para su educación. Por ejemplo, muchos padres justificarían el castigo físico cuando peligra la vida de su hijo. Ejemplo: No toques el enchufe!

- El segundo es que lo utilizamos como una descarga de nuestra emoción. El comportamiento de nuestros peques nos saca de nuestras casillas y … bueno ya sabemos como acaba.

Por último ¿Existen alternativas que funcionen para mantener los límites en los niños? Rotundamente sí. Las consecuencias aplicadas desde el reconocimiento del punto de vista del niño, con ternura pero firmeza, conectan con el sentido de justicia de los niños y van creando un sentido de responsabilidad en ellos. Ahora bien..no es fácil – ya os lo digo – pero es inmensamente reconfortante.

Imagen Vía

Si te ha resultado útil el artículo coméntalo!

 

About these ads

Un pensamiento en “No me pegues. Una entrada muy personal

  1. Pingback: ¿Cómo podemos los padres ayudar al fin de la violencia? 4 consejos para introducir la amabilidad en casa | The blue monster

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s